La metamorfosis de los pájaros, sinfonía de palabra e imagen

La metamorfosis de los pajaros

Título original: A metamorfose dos pássaros

Dirección: Catarina Vasconcelos

Año/País: 2020/ Portugal

Reparto: Manuel Rosa, João Móra, Ana Vasconcelos, Henrique Vasconcelos, Inês Campos, Catarina Vasconcelos…

Duración: 101 minutos

Género: Documental, Experimental

A veces escuchas una melodía, lees un pasaje de un libro, una frase, te viene un olor, tocas algo, contemplas un paisaje y algo se estremece por dentro. El escalofrío o el calor se apodera de ti. Eso es parte de esa experiencia llena de altibajos que significa vivir. Que algo late dentro. Ese estar vivo, en camino, ese escalofrío o calor es parte de la tarea del cine, al menos tal y como lo entiendo. 

Este viernes se ha estrenado una película singular en su propuesta y en su manera de ser ejecutada, una ópera prima que sorprende por su madurez, a pesar de que el tipo de película que representa suele ser despachada como mero ejercicio de fin de curso, cuando no directamente film con ínfulas

‘La metamorfosis de los pájaros’ es el retrato que Catarina Vasconcelos hace de sus abuelos y de sus padres, esa podría ser la versión reducida de los hechos, y no sería del todo correcto. Es un canto de amor a la vida, a la familia, a estar vivo, en camino, es así de simple y así de ambicioso.

Las cartas leídas en off (toda la película está narrada polifónicamente en off) sobre el sonido diegético, del marino Henrique y Beatriz, Triz, las fotos de sus hijos en común, que poco a poco van creciendo mientras su padre sigue en el mar, forman una primera capa de narración. Pero el sonido diegético en ocasiones acalla la voz del narrador, un secador de pelo que inunda con su ruido, y pasamos a las escenas en la casa, el costumbrismo entre los hijos. Todos tienen su momento de protagonismo y vemos cómo las voces narradoras van cambiando según avanza la historia, crecen los hijos y se multiplican los ecos.

La película podría haberse quedado en el mero ejercicio evocativo de sus mayores, pero todavía da un último salto y aparece la propia Catarina Vasconcelos para convertir-pervertir la narración en lenguaje metacinematográfico. Aparece su padre con su verdadero nombre (Henrique en lugar de Jacinto, ya que dos Henriques en la película hubiese sido confuso). Ese es otro de los aciertos de su directora, no abandonar la idea de que está haciendo una película, por ello falsea parte de la realidad en pos de la narración. Es un documental biográfico sobre mi familia, de acuerdo, pero es cine.

Y para ello forma valientemente una puesta en escena lírica y altamente poética, con escenas que son pura performance, alejándose del naturalismo, algo que hubiese sido un error. Una obra donde palabra e imagen está perfectamente concertada en una sinfonía sensorial. Cine que bebe de Oliveira, Ruiz o Erice, pero que traza un camino propio y singular del que no deberíamos alejarnos.

Lo mejor: La chistera de Catarina Vasconcelos de la que no deja de sacar propuestas

Lo peor: Qué es una película que está condenada a ser fugaz en las salas.

Nota: 9

a_metamorfose_dos_passaros-621697295-large

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s