El rey de Zamunda, cómo hemos cambiado

Título original: Coming 2 America
Dirección: Craig Brewer
Año/País: 2021/ Estados Unidos
Reparto: Eddie Murphy, Arsenio Hall, James Earl Jones, Shari Headley, Jermaine Fowler, Leslie Jones, Wesley Snipes…
Duración: 110 minutos
Género: Comedia, Secuela

Después de que su anterior película, Yo soy Dolemite, fuese concebida por público y crítica como el regreso de Eddie Murphy se anunció la secuela de uno de los mayores éxitos del actor y dirigida por Craig Brewer, que también había firmado la película del regreso. Así que director y actor volvieron a trabajar juntos, 33 años después, en la secuela de El príncipe de Zamunda.

Como siempre que se anuncian remakes, secuelas, reboots o proyectos que tienen que ver con clásicos comerciales de los 80, saltaron todas las alarmas y se tomaba la noticia con el gesto torcido. El príncipe de Zamunda, dirigida por John Landis en 1988, es posiblemente una de las comedias más recordadas y queridas de los 80 y son ya muchos productos que se han querido subir al carro de la nostalgia que nos han defraudado, con lo que convenía acercarse con cautela a esta segunda parte.

Y efectivamente las dudas se despejan a los pocos minutos de empezar la película, la cosa no funciona. Eddie Murphy está raro, quiere repetir los tics, volver con alguna de sus gracietas pero es como cuando a alguien que le conoces bien le notas triste y trata de ocultarlo. Ya no hay chispa, y debería de haberla porque el reparto es el mismo y con la producción han tirado la casa por la ventana.

En estos casos siempre queda la duda de ¿seré yo que soy 33 años mayor y trataba de sentir lo mismo que de niño? Pero el problema de El rey de Zamunda es que no funciona ni como comedia al margen de su antecesora. Los chistes no hacen gracia, los personajes no tienen la chispa de entonces, y los nuevos no aportan nada (Wesley Snipes tiene un personaje bastante ridículo, pero los momentos de sonrojo los tiene compartidos con el resto del elenco).

El príncipe Akeem, que es coronado rey, tiene una preocupación que es su posible descendencia. Solo tiene tres hijas, ningún varón, ay las tradiciones, y eso le trae de cabeza. Pero resulta que, cuando fue a America 30 años atrás le drogaron y tuvo sexo con una mujer, y esa mujer tuvo un hijo con él (toma giro de guión) con lo que debe de volver a America y buscarle.

Si el arranque es forzado y no muy brillante, lo que viene después no mejora la función. Se repiten los personajes que hizo Murphy y Hall disfrazados, pero como ya he dicho nada funciona, todo está encajado con calzador. Y el hijo de Akeem, interpretado por el cómico Jermaine Fowler, pasa a ser el protagonista real de la película. Eddie Murphy pasa el testigo cómico y queda en un discreto segundo plano. A eso le añadimos una serie de números musicales que entorpecen la narración y suma minutos que no ayudan (la película se acerca a las dos horas).

Sin duda es una secuela tardía que no aporta nada y al igual que le recrimina la mujer de Akeem (Shary Headley) cuando le dice que se suponía que al hacerse rey iba a cambiar las cosas, llevar Zamunda al siglo XXI, la película podía haber sido un regreso triunfal a un tipo de comedias que echamos de menos. Lástima.

Lo mejor: Ver al reparto reunido y la efectista y efectiva maniobra de añadir al final, en los créditos, las tomas falsas
Lo peor: Se hace pesada por momentos, y no resulta especialmente graciosa
Nota: 4
Otros trabajos de Craig Brewer: Yo soy Dolemite, Black Snake Moan, Footloose (remake), Hustle and flow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s