Animac 2021, retrospectiva Adam Elliot

Esta edición de Animac cuenta con una retrospectiva de lujo y estamos de enhorabuena al poder disfrutar de una obra sobresaliente y bastante desconocida como la del australiano Adan Elliot. Con apenas 5 cortos y un largo este joven animador y director tiene en su haber premios de prestigio, incluyendo un Oscar.

Hijo de un payaso acróbata, la vida, y sobre todo infancia, de Adam Elliot no fue fácil y está marcada por diferentes enfermedades que le han rodeado desde niño, incluyendo una enfermedad fisiológica que sufre de nacimiento que le provoca temblores. Por eso sus trabajos, en stop motion, giran en torno a personas con problemas físicos o psíquicos que de alguna manera les separa de la sociedad.

Uncle (1996)

La obra de Adam Elliot puede resultar dura, ya que trata de temas trascendentales, vida, muerte, soledad, enfermedad, sus personajes son seres complejos incapaces de llevar una vida normal. Pero es en el infierno y en la depresión donde surge esa chispa, siempre contada en off de manera lacónica y para nada sensiblera, un leve brillo que lleva la historia por otro terreno.

Cousin (1999)

En su trilogía de la familia (‘Uncle’, ‘Cousin’ y ‘Brother’) Elliot nos acerca a miembros de su propia familia, a su propia infancia con un estilo muy marcado (la animación, el diseño, el blanco y negro, la voz en off). Las historias tremendas que deprimirían hasta a Arturo Ripstein son contadas con la objetividad del niño, no se hacen juicios de valor, el narrador nunca toma partido, solo cuenta lo sucedido, generando un humor negro y en ocasiones rertorcido.

Brother (2000)

Tras una trilogía de cortometrajes biográficos, piezas breves que oscilan entre los 5 y 10 minutos, dio un pequeño gran salto a una obra más ambiciosa, de 22 minutos llamada ‘Harvey Krumpet’, esta vez a color, pero con un mismo esquema narrativo y temático, donde se cuenta la vida de un personaje que nace con Síndrome de Tourette, algo que, de nuevo, le aparta de la tribu. Su primer gran trabajo por el que tuvo 18 premios internacionales incluyendo un Oscar al mejor corto de animación.

Harvey Krumpet (2003)

Pero lo mejor estaba por llegar. Animado por los premios y por la capacidad de hacer obras de mayor duración realizó en 2009 su primer largo, que le llevó 6 años de duro trabajo y que condensa todas sus obsesiones, manías, tics y estilo, los depura y nos regala durante 88 minutos una obra maestra incontestable llamada ‘Mary y Max’, la dura pero preciosa historia de amistad epistolar entre una niña de las afueras de Australia y un tipo cuarentón, con síndrome Asperger incapaz de entablar relación con nadie cercano.

Por ello resulta tan fácil hacerse amigo en la lejanía de una niña que vive y razona como él. Dos almas solitarias que encuentran en el buzón el trocito de esperanza que no tienen en el día a día.

Mary & Max (2009)

El último trabajo hasta la fecha es un cortometraje de 20 minutos llamado ‘Ernie biscuit’ donde de nuevo explora sus obsesiones por la soledad, la taxidermia, las colillas de los cigarros, suicidio, tragedias familiares… Sin duda la obra de Adam Elliot no es plato para todos los gustos, pero es una voz necesaria que trata de normalizar unas vidas que no por menos comunes deberían de ocultarse.

Ernie Biscuit (2015)

Han pasado 6 años desde su último cortometraje con lo que esperamos que esté preparando un largo y pueda regalarnos otra joya como ‘Mary y Max’. Todos los cortos y el largo pueden verse en Filmin hasta el 7 de marzo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s