Rifkin´s festival, enésima vuelta de tuerca de Woody Allen

Título original: Rifkin´s festival
Dirección: Woody Allen
Año/País: 2020/ Estados Unidos
Reparto: Wallace Shawn, Gina Gershon, Elena Anaya, Louis Garrel, Cristoph Waltz, Sergi López…
Duración: 90 minutos
Género: Comedia

Hace unos años, a propósito del estreno de La maldición del escorpión de jade, un amigo me dijo que, si no fuese de Woody Allen, no permitiríamos esa comedia. Acto seguido me empezó a enumerar fallos de todo tipo que yo era incapaz de ver, y es que el neoyorquino neurótico es de la familia. Puedo meterme con él, pero nadie más.

Cada año acudía, peregrino, al estreno de su nueva película, y no sólo me encantaban si no que era incapaz de sacarles ningún fallo. Juventud y fanatismo, divino tesoro… El caso es que, justo un año después estrenó Un final made in Hollywood, y salí desolado del cine. Me había decepcionado. Ese día necesitaba decirle a todo el mundo lo que me había parecido como exorcizando un fantasma que no tocaba.

No voy a ir enumerando todos los títulos allenianios pero a partir de ese momento varias veces sentí esa misma punzada. ¿Qué pasaba? ¿Se hacía mayor el bueno de Allen o era yo que veía cada vez más cine y exigía más? Incluso algún título no lo vi en pantalla grande. Pero de pronto topo con un texto del gran David Trueba donde dice algo así que ver una película de Woody Allen era como volver a casa, a lo conocido, a lo familiar. Entonces entendí todo.

Entendí que no me tiene que fascinar algo por llevar una etiqueta concreta, que se puede seguir respetando a pesar de querer otra marca de whisky. Entonces afronté los últimos títulos de uno de mis cineastas favoritos con otro ánimo.

Rifkin´s festival no nos devuelve el mejor Allen, ni su alabada Día de lluvia en Nueva York, película cuya pasión casi unánime no comparto. En cambio nos devuelve eso que una vez tanto nos gustó de él, a saber, diálogos brillantes, narración ágil a ritmo de jazz clásico, enredos conyugales, grandes preguntas…

No descubre la rueda, no ganará grandes premios, en cambio es puramente alleniana. Además tiene un punto a su favor para los que somos cinéfilos, es un sentido homenaje a sus autores de cine favoritos; Buñuel, Welles, Godard, Truffaut, Resnais… Por lo demás, pues sí, otra vuelta de tuerca a las obsesiones de siempre. Eso es algo de lo que es consciente, por eso carga las tintas en la escena final, homenaje a El séptimo sello de Bergman, donde Allen se desnuda en un acto de vanidosa humildad. ¿Se habrán ido las musas?

Lo mejor: Sin duda Wallace Shawn, posiblemente el mejor Allen no interpretado por Allen
Lo peor: Esa inevitable sensación de déjà vu
Nota: 6,5
Otras obras de Woody Allen: Manhattan, Annie Hall, Hannah y sus hermanas, La rosa púrpura del Cairo, Misterioso asesinato en Manhattan, Poderosa Afrodita, Match point…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s